Translate this page

miércoles, 11 de diciembre de 2013

LA ALDEA DEL TERROR (1993)

Corrían los años 92-93 cuando apareció una nueva trilogía de juegos de mesa que bebía directamente de la influencia dejada por Heroquest unos años antes. De hecho, el propio Stephen Baker (ideólogo original de Heroquest) participó en el proyecto. Esa trilogía fue llamada "El Mundo de Korak" y sus partes eran:
Primera parte: El Mundo de Korak (1992)

Segunda parte: La Aldea del Terror  (1993)


Tercera parte: El Mundo del Dragón (1993)

Fotaza de la época con la trilogía en todo su esplendor


Era yo un joven mozalbete cuando solicité amablemente a los Reyes Magos que me agraciaran con la caja de "La Aldea del Terror", segunda parte de la trilogía. Ya había apañado con un amigo que él les pediría "El Mundo de Korak", aunque siempre nos faltó la tercera.

Aún recuerdo las mañanas de sábado, que se convertían en tardes (e incluso domingos por la mañana) jugando la partida completa, o casi porque nos faltaba la tercera entrega. Las reglas eran sencillas pero incluían pequeños detalles que la hacían muy divertida. Los turnos eran aleatorios. Por ejemplo, moviendo un monumento de escenografía central obtenías el orden de unas pequeñas bolas que según su color te decían que héroe movía en primer lugar, o un plus de objetivos que se trataba de rescatar a dos rehenes (el molinero y el alcalde). Los héroes disponibles, si no recuerdo mal, eran un elfo, un mercader, un aventurero y un monje guerrero. En sus peanas giratorias controlabas los puntos de vida. Incluso había un minijuego en "La Aldea del Terror" para pasar un puente custodiado por una especie de monstruo-guardia.

Montado era una maravilla

Las miniaturas eran de buena calidad, plástico rígido. Aunque el esculpido de algunas no era impresionante el nivel para la época era muy bueno. Entre las fuerzas del mal; el citado monstruo-guardia, dos hombres rata, 4 guerreros-enanos malvados, un señor de la guerra, un lobo, dos minotauros y mis preferidas y bajo mi punto de vista las más originales, 4 guerreros serpiente con armadura chulísimos (ilustración de portada).
Rehenes, héroes, cartas y el monstruo-guardia

En la caja también venían unos items para colocar en las peanas cuando los lograbas (pócimas, látigos, llaves...), monedas, un manual de juego, cartas, un tablero de muy buena calidad y abundante escenografía (las casa todavía las uso en partidas de fantasía).



Los guerreros enanos malvados y mis amados guerreros serpiente


Se han llegado a vender algunas unidades por precios que rondan e incluso superan los 100€ pero si buscas bien y el idioma no es tu problema, puedes encontrarlos a precios más asequibles.



4 comentarios:

  1. En las figuras se te ha olvidado nombrar a Karroña, un buitre gigante que se posaba sobre los edificios y te impedía entrar. Las figuras rojas eran los duentes, mientras que el monstruo guardián se llamaba el Acechador, que era como un gigante-zombi. Qué recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. Cierto es, gracias por recordármelo. De hecho Karroña era una miniatura bien bonita, seguro que pintada tiene que quedar preciosa, a ver si rebusco y la encuentro.

    ResponderEliminar
  3. Ostras, qué recuerdos! Los enemigos normales eran los duendes. Había cuatro con valores de 1, 2, 3 y 4. Los Cobran tenían como valores 2 o 3, mientras que los Minotauros eran siempre 5. Todos los demás enemigos eran especiales; el lobo de batalla, Karroña, el Acechador, los hombres-rata y el Señor de la Guerra. Me encantaba este juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierti Loli, y tengo una sorpresa para los amantes del juego. Encontré la caja en casa de mis padres, así que voy a hacer unos artículos con partidas y un proyecto de pintura. ¡A revivir aquellos tiempos!
      Por cierto, las miniaturas de los Cobrans son una maravilla.

      Eliminar